viernes, 5 de junio de 2009

Entre el orgullo y la rabia de ser peruano


Los peruanos hemos nacido en un territorio pleno de riquezas y paisajes de encanto. La biodiversidad existente, que es el fundamento de la abundancia natural, se hace extensiva a la alta diversidad étnica y cultural; y es en esta suma de diversidades que los peruanos podemos encontrar cientos de razones para estar orgullosos de nuestra nacionalidad.
Chan-Chan, Caral, Machu Picchu, las líneas de Nazca, los tejidos de Paracas, son algunas de las tantas joyas que unidas a las fiestas, costumbres, gastronomía y otras tradiciones conforman el legado cultural de nuestros antepasados. Se sabe que un viaje de Lima a cualquier parte de la amazonía peruana nos permitiría observar más de las tres cuartas partes de paisajes y climas que tiene el planeta. Ante estas bondades, ¿cómo no estar orgulloso de haber nacido peruano?
Pero mientras la “diversidad” esté acompañada de conceptos como el de “diferencia” o “discriminación”, será bastante difícil superar los problemas que enfrenta el peruano típico, y el orgullo por la nación, puede transformarse racionalmente en rabia, desilusión o éxodo como ha venido ocurriendo hasta los años 90 del siglo pasado.
En un país con grandes diferencias sociales, el Estado peruano no sabe representar a la mayoría de la población y no garantiza sus derechos. Un ejemplo lo da el actual gobierno que ante la necesidad de recursos fiscales ha preferido proteger los intereses de grupos de poder económico y no el de la población mayoritaria, de este modo exonera de impuestos a las empresas mineras y recorta el presupuesto de las municipalidades rurales (afectando programas sociales como el “vaso de leche”) o es incapaz de incrementar los gastos en educación para dar infraestructura adecuada a los colegios públicos.
Un estado que nació, creció y hoy madura en la corrupción, está lejos de garantizar los derechos de nadie, porque a las autoridades sólo les preocupa salvaguardar sus intereses económicos, mientras que poco importan los ciudadanos de segunda y tercera clase, los pobres, más del 40 por ciento de peruanos, que nunca reclamarán nada porque para eso se tiene a los medios de comunicación que los distraerá con telenovelas, fútbol, escándalos y chismes.
Para algunos, el Perú todavía guarda ciertas características de la sociedad de castas del Virreinato. Lo comprueba, una élite que se perpetua a sí misma con estrategias rentistas y mercantilistas, que controla el poder político; aquella que sostiene sin ambages la discriminación étnica que a diario vemos en la televisión y publicidad, donde lo menos que hay es el color de piel del noventa por ciento de la población.
Este divorcio de una nación capaz de enorgullecernos por su propia diversidad y un estado ineficiente, corrupto y sumiso a los grupos de poder, marca nuestra identidad como peruanos y posiblemente nos condene al atraso y pobreza si antes no reflexionamos y actuamos.
El único medio capaz de remontar este divorcio sería la educación. Ciudadanos pensantes, bien informados, capaces de organizarse para la defensa de sus intereses, con iniciativa para movilizarse ante abusos o atropellos, con capacidad para revocar a las autoridades ineptas, con interés por valerse de todos los medios que la sociedad civil ofrece e intervenir en política: son ciudadanos con educación, y es lo que menos tenemos entre los sectores desfavorecidos.

Spiritus Reisz

La paporreta ignorante de los políticos a órdenes de la CONFIEP

Las elecciones son en este momento una farsa. En el Perú no importa si ganas, no importa si pierdes. Quien gana al final es la CONFIEP (Con...